Full text: Olariaga Pujana, Luis: ¬La orientación de la politica social

Y esas mâquinas van tomando cada dia formas menos huma¬ 
nas; van siendo cada dia mâs ascéticas, misticas, esotéricas. En¬ 
vuelven la tierra en una red infinita de finas fuerzas, corrientesy 
tensiones. Su cuerpo se hace cada dia más espiritual, más taciturno 
Esas ruedas, cilindros y palancas ya no hablan. Todo lo que es 
décisivo se recluye en lo interior. Con razón ha sido la máquina 
considerada como diabólica. Para un creyente significa el destro¬ 
namiento de Dios. Entrega al hombre la sagrada causalidad, y el 
hombre la pone en movimiento silenciosamente, irresistiblemente, 
con una especie de previdente omnisciencia. 
Nunca se ha sentido un microcosmos tan superior al macro¬ 
cosmos. Hay aqui pequenos seres vivos que por su fuerza espiritual 
han puesto en su dependencia la materia no viva. Nada parece 
équivaler a ese triunto, que sólo una cultura ha logrado y acaso 
sôlo por pocos siglos. 
Pero justamente por eso el hombre fáustico se ha convertido en 
esclavo de su creación. Su nûmero y la disposición de su vida que¬ 
dan incluidos por la mâquina en una trayectoria donde no hay 
descanso ni posibilidad de retroceso. El aldeano, el artifice, incluso 
el comerciante, aparecen de pronto inesenciales si se comparan con 
las tres figuras que la máquina ha educado durante su desarrollo: 
el empresario, el ingeniero, el obrero de fábrica. Una pequenna rama 
del trabajo manual, de la economia laborativa, ha producido en esta 
cultura, y sôlo en ella, el árbol poderoso que cubre con su sombra 
todos los demâs oficios y profesiones: el mundo económico de la 
industria maquinista. Obliga a la obediencia tanto al empresario 
como al obrero de fábrica. Los dos son esclavos, no senores de la 
maquina, que desenvuelve ahora su fuerza secreta mas diabólica. 
En ese proceso de maquinización del trabajo, que tuvo su des¬ 
arrollo en el curso de varios siglos, y que dió nacimiento a la gran 
industria, fué engendrado el problema de separación y oposición 
de intereses y de lucha de clases, que a la larga creó en las naciones 
mas progresivas técnicamente un estado de guerra perpetua: el 
problema social. 
Max-Planck-Institut für 
rales y Politicas 
päische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer